Juan Zapata/ November 19, 2020/ Day to Day, Feature, Personal/ 0 comments

Reading Time: 13 minutes

Muchos de mis compañeros Nativos Americanos del sur de la frontera de los Estados Unidos sufren una crisis de identidad cuando les revelo la verdad sobre su raza; muchos “Hispanos” y “Latinos” son Nativos Americanos. Esto ha sido reconocido por figuras históricas pasadas.

Tomemos como ejemplo la carta de Thomas Jefferson a Alexander von Humboldt en abril de 1811 sobre los mexicanos:

“Todas las antiguas colonias españolas están ahora en insurrección. ¿Qué tipo de gobierno establecerán…? ¿Tienen suficiente consciencia para colocar a sus indios domesticados en igualdad con los blancos?” (Historia de México 23)

 

Un discurso ante el Congreso el 4 de enero de 1848 del Senador John C. Calhoun oponiéndose al Plan Todo México que siguió a la Guerra México-Estadounidense:

“La incorporación de México, sería la primera instancia del tipo de incorporación de una raza indígena; pues más de la mitad de los mexicanos son indios, y la otra mitad está compuesta principalmente por tribus mixtas. ¡Protesto contra una unión como esa! Nuestro Gobierno es el gobierno de una raza blanca…”

 

Una declaración del diplomático de los Estados Unidos Waddy Thompson Jr. in 1836.

“La raza indígena de México debe desaparecer ante nosotros, es bastante seguro que [,] ese es el destino de nuestros propios indígenas.” (Una Historia de los Pueblos Indígenas de los Estanos Unidos 117)

 

El tema de la identidad racial conmociona a las personas de ascendencia nativa americana del sur de la frontera de los Estados Unidos – muchos lo niegan con vehemencia, otros lo aceptan, y casi todos anhelan saber más. Una protesta común es el hecho de que somos de “raza mixta” o “mestizos”, o que algunos de nosotros tenemos muy poco ADN nativo; sin embargo, el concepto de ser de raza mixta viene de Europa, es un concepto que se deriva del sistema racista de castas español; no fue autoimpuesto por nuestros nativos. Esto se implementó no solo en México, sino también en otros países de Centro y Sur América durante la época colonial.

A pesar del desmantelamiento de los imperios nativos de México, los españoles seguían siendo ampliamente superados en número por la población nativa.

Native Land Map of southern North America and Central America
Mapa de Tierra Nativa de: https://native-land.ca/

Debido a la escasez de mujeres blancas españolas, los hombres españoles se reprodujeron inicialmente con mujeres nativas y posteriormente con mujeres de raza negra. Esto produjo niños mixtos. Los padres españoles en estas relaciones se enfrentaron a una elección sobre el tratamiento futuro y el estatus que recibiría su descendencia.

Si el padre español aceptaba al niño como legítimo, entonces el niño sería considerado blanco a pesar de su apariencia birracial y tendría el estatus de persona blanca. En efecto, el niño pasaría a formar parte de la élite criolla. Al comienzo del colonialismo, este término se refería a los blancos nacidos en las Indias. Más tarde evolucionó para referirse a la persona blanca con poco ADN nativo. En última instancia, el aceptar niños mixtos como legítimos reforzó las filas de la clase blanca, lo que los benefició, ya que se necesitaban más personas para gobernar la tierra.

Si el padre español rechazaba a su descendencia, el niño sería enviado a una comunidad indígena para vivir como cualquier nativo de pura sangre y ser aceptado allí; sin embargo, este sistema resultó ser problemático. Durante muchos años surgieron rebeliones y conspiraciones de estos niños mixtos contra el gobierno colonial, amenazando a las élites coloniales. Debido a esto, de 1540 a 1570 los españoles crearon la etiqueta de “mestizo” o raza mixta, que se convirtió en sinónimo de ilegítimo. Los mestizos eran desiguales de los blancos y no se podía confiar plenamente en ellos en las colonias.

Esta etiqueta de “mestizo” tiene sus raíces en la Península Ibérica con un concepto conocido como “limpieza de sangre”. Los españoles deseaban erradicar a los moros y detener la propagación del judaísmo en los siglos XV y XVI. En contraste, mientras las clases sociales eran racionales en las colonias, en España eran delimitadas por la religión. Cuanto más lejos estuviera el linaje ancestral de una persona de los musulmanes o judíos, mejor. Este concepto de “limpieza de sangre” proporcionó el modelo de casta para la hibridación en las colonias con respecto a la raza. (Vison 43). De hecho, los llamados “mestizos” en España eran descritos como “cristianos de nombre y musulmanes de corazón”. (Hill)

Los problemas en España continuaron aumentando. Los “moriscos” (blancos de pura sangre + una mulata = morisco. Una persona morena/negra + un blanco de pura sangre = mulata) se rebelaron contra la corona española a mediados del siglo XVII en la región de las Alpujarras mientras la lucha continuaba en la Nueva España (la región premexicana). Esto agravó la situación porque el gobierno colonial vio los conflictos como algo interrelacionado, dándoles una causa reforzada para implementar este término de “mestizo” para degradar a sus descendientes y otros individuos mixtos.

Map of the Alpujarras Region
Región de las Alpujarras
Example of the Spanish Caste System
Spanish Caste System Example

Como si no estuvieran sucediendo muchas cosas ya, también hubo un aumento exponencial de esclavos negros en Nueva España. A mediados del siglo XVI, el número de negros igualó al número de blancos en aproximadamente 20,000 en 1550-1560, y esa pluralidad continuó creciendo durante muchas décadas. El gobierno colonial temía la unión de indígenas, mestizos y negros en una rebelión insuperable que los desplazaría, por lo que optó por implementar plenamente un sistema de castas para sembrar división y mantener el control.

Aunque bastante complejo, desorganizado y extremo, el propósito del sistema de castas era colocar a los europeos blancos de pura sangre en la parte superior de la escala social y a todos los demás grupos en la parte inferior. Cuanto más cerca estuviera un grupo a la blancura, mayor sería el estatus de sus individuos; esto abrió el camino a privilegios especiales, mejoras, y potencial de riqueza. En el fondo estaban los negros y nativos de pura sangre. Por encima de ellos estaban los mestizos, los hijos de blancos y nativos. Sobre ellos estaban los castizos, la progenie de un mestizo y un blanco. Esto continuaba con muchas más combinaciones posibles. (Vinson III 11-14). Esto creó una división entre los grupos y el inicio de un marco racista que sigue afectando la sociedad mexicana hasta el día de hoy.

Actualmente, los grupos indígenas en México son discriminados por los europeos blancos y los mestizos. Los españoles crearon un sistema autosuficiente para su continuo dominio racial que ha sobrevivido con creces a su reinado. Los nativos mixtos subyugan a los nativos de pura sangre, haciendo gran parte del trabajo sucio para las élites de mayoría blanca.

También hay formas más sutiles de racismo con muchos actores, presentadores de televisión, etc. siendo predominantemente europeos y los comerciales favoreciendo a los descendientes de europeos.

El desviarse de esta norma no es bien recibido. Por ejemplo, cuando la actriz indígena, Yalitza Aparicio, ganó prestigio por su actuación en Roma, hubo odio racial y burlas contra ella por parte de muchos mexicanos. Los de ascendencia europea expresaron odio, pero también lo hicieron los mestizos, lo que es muy desconcertante ya que un porcentaje significativo de su composición genética es indígena. El lavado de cerebro y la división colonial han producido un deseo de blancura y desdén por lo indígenas, una forma sutil de odio a sí mismos para los mestizos. Si bien esto sin duda ha perdido fuerza en comparación con hace cien años, los remanentes siguen siendo significativos hoy en día y continúan impactando a la sociedad.

Copresentador de Univisión, Borja Voces
Yalitza Aparicio
Yalitza Aparicio

“Las infusiones continuas de blancura podrían ‘limpiar’ completamente a los indios y volverlos blancos en tan solo tres generaciones”. (Vinson III 48). “Un nuevo y mejor día estaba en el horizonte para México a través de la mezcla racial… las cualidades de las poblaciones despreciadas [nativos y negros] no solo eran rescatables sino contribuyentes potencialmente positivos para la nación”. (Vinson III 31).

 

El hecho es que la ilusión de ser diferente debido a la sangre mestiza es un concepto europeo racista destinado a manipular a los descendientes de sangre nativa. El estado fue deliberado en esta maquinación.

“Reteniendo pequeños enclaves de estas poblaciones [de pura sangre] como reliquias vivientes, especialmente negros y nativos americanos, sirvió convenientemente al propósito del estado de validar los méritos de la mezcla. Especialmente mientras estos grupos permanecieran en la pobreza, el estado podría usarlos para yuxtaponer lo que supuestamente eran estilos de vida prototípicos de negros y nativos con los de la corriente principal de razas combinadas”. (Vinson III 37).

En México, la palabra “Indio” se considera un insulto. “Cara de nopal” también es un término despectivo, junto con “prieto” (de piel oscura). Por el contrario, el tener la piel más clara, es exaltado y admirado. Esta actitud también se deriva del libro de José Vasconcelos de “La Raza Cósmica”, que ve la blancura como una calidad que los mexicanos deben adquirir al casarse con otros de color más claro y diluyendo, mezclando y rechazando sus raíces nativas. Solo a través de estas infusiones de blancura podrían avanzar las razas aparentemente inferiores.

Como rector de la Universidad Nacional y Ministro de Educación de 1921 a 1924, no sería exagerado decir que la filosofía de José Vasconcelos tuvo impactos sociales, incluso si su nombre no es reconocible para el mexicano promedio. Estas sin su citas más anti-indios y anti-negros de “La Raza Cósmica”. También reconoce que la raza blanca es “superior”, y él mismo era blanco, hijo de padres europeos:

Jose Vasconcelos
José Vasconcelos
  • “Una religión como el cristianismo hizo que los indios americanos avanzaran, en unos pocos siglos, del canibalismo a un grado relativo de civilización”. (Vasconcelos 5).

 
  • “La mancha de la sangre derramada aún permanece. Es una mancha maldita que los siglos no han borrado, pero que el peligro común debe anular. No hay otro recurso. Incluso los indios puros están hispanizados, están latinizados, al igual que el entorno mismo se latiniza. Dígase lo que se diga, los hombres rojos, los ilustres atlantes de quienes derivan los indios, se fueron a dormir hace millones de años, para nunca volver a despertar”. (Vasconcelos 16).

 
  • “El indio no tiene otra puerta al futuro que la puerta de la cultura moderna, ni ningún otro camino que el ya despejado por la civilización latina”. (Vasconcelos 16).

 
  • “Las profundidades contenidas en la pupila del hombre rojo, que tanto sabía, hace tantos miles de años, ahora parecen haber sido olvidadas”. (Vasconcelos 21).

 
  • “Latinoamérica le debe lo que es al europeo blanco, y no se lo va a negar… Sin embargo, aceptamos los ideales superiores de los blancos, pero no su arrogancia”. (Vasconcelos 25).

 
  • “Quizás los rasgos de la raza blanca predominarán entre las características de la quinta raza, pero tal supremacía debe ser el resultado de la libre elección del gusto personal…” (Vasconcelos 25).

 
  • “Los tipos inferiores de la especie serán absorbidos por el tipo superior. De esta manera, por ejemplo, el negro podría redimirse, y paso a paso, por extinción voluntaria, las cepas más feas darían paso a las más guapas. Las razas inferiores, al ser educadas, se volverían menos prolíficas, y los mejores ejemplares irían ascendiendo en una escala de perfeccionamiento étnico, cuyo máximo no es precisamente el Blanco, sino esa nueva raza a la que el mismo Blanco deberá aspirar con el objeto de conquistar la síntesis. El indio, al injertarse en la raza afín, daría el salto de millones de años que separan a la Atlántida de nuestro tiempo, y en unas pocas décadas de eugenesia estética, el negro podría desaparecer, junto con los tipos que un libre instinto de belleza podría seguir señalando como fundamentalmente recesivos e indignos, por esa razón, de perpetuación”. (Vasconcelos 32).

Tomado de forma literal, La Raza Cósmica podría parecer una obra positiva que acepta la mezcla racial y las uniones de amor. Sin embargo, sus raíces están en el deseo de diluir lo “indio” y lo “negro” de la existencia – que solo al volverse más blancos, nacería en México una nueva raza digna de orgullo y admiración. La principal tesis subyacente de La Raza Cósmica es que ninguna raza (además de la blanca) es lo suficientemente digna por sí misma. Por lo tanto, es necesaria una mezcla para salvar las cualidades redentoras. Vasconcelos dice que la raza blanca no es la nueva raza superior y que los días de los blancos puros están contados, pero los ve como inherentemente superiores; mostrando un desdén por los nativos y los negros. Por estas razones, su trabajo es defectuoso y negativo.

Estas nociones racistas son cientos de años de condicionamiento psicológico para odiarse a uno mismo, volverse contra sus raíces y entregarse al colonialismo como pueblo conquistado y derrotado. Afortunadamente, este sistema de pensamiento es solo un tigre de papel. Si las poblaciones mestizas de América Central y América del Sur se unieran racialmente como nativos americanos, finalmente se podrían eliminar las divisiones de castas. El sistema podría entonces ser reemplazado por una versión auténtica de los países actuales que se enorgullecen de sus lazos ancestrales e indígenas.

Con este fin, digo: Soy un indio – soy prieto – tenga la cara de nopal. Acepto estos términos con orgullo, y no me estremezco si me llaman así, y francamente no me importa. Estoy en paz con quien soy. No odio el color de mi piel ni el de mis antepasados ni mis rasgos faciales nativo americanos. No creo en la supremacía blanca. Les insto a que se liberen de los restos del sistema de castas español, de Vasconcelos y de otros como él. Para abrazar su lado nativo (si corresponde). El objetivo también debe ser detener la discriminación de los grupos indígenas en México y otros países que conservan su identidad tribal. Que tienen suerte de que los españoles no destrozaron también eso.

Tener sangre mista no invalida que una persona se identifique con una raza, como nativo americano/indio americano, por ejemplo. Debemos notar la fuerza de la comunidad negra de los Estados Unidos debido a su unidad como raza; incluso los negros mixtos o de piel más clara todavía se llaman a sí mismos Negros, y son considerados como tales. No están atrapados en su parte blanca (algunos de los cuales son producto de una violación, al igual que como, sin duda, se crearon algunos mestizos).

Uno debe inclinarse hacia la identificación con el grupo con el que encuentra un propósito, el grupo en el que se les trata como iguales. Los blancos racistas no ven a los nativos mixtos como blancos ni se preocupan por las diferencias entre alguien indígena de sangre pura y alguien mixto. A ellos les da lo mismo, incluso si no saben que un “hispano” que no es blanco o negro ES un nativo americano; ésas son las características que no les gustan – el cabello negro, ojos color ónix, piel bronceada. Este desdén proviene del racismo, y el racismo es casi imposible de lograr sin una diferencia en el fenotipo; la mezcla es irrelevante.

Para dirigirse a aquellos que se sienten cohibidos por ser mixtos, observemos el ejemplo de la tribu Monacan (reconocida a nivel federal por el gobierno de los Estados Unidos en 2018). Otras tribus como los Cherokee requieren al menos un 7% de sangre Cherokee para ser un miembro de pleno derecho. Esto no es para arrojar odio a estas personas, sino para ilustrar mi punto. En el caso de los monacanos. Muchos de sus miembros son mayoritariamente blancos, pero no se llaman a sí mismos mestizos, mixtos, o parte nativos. Se identifican como simplemente nativos. Si los monocanos y otras tribus similares pueden declarase nativos a pesar de tener miembros de raza mixta, nosotros también podemos.

Imágenes de 2007 Monacan Powwow

Una refutación común a mi punto es que las tribus no son naciones soberanas y que la raza no es el único factor para ser miembro, por lo que pueden definirse a sí mismas como mejor les parezca. Es bastante injusto, respecto eso, pero el gobierno, el público y el censo de los Estados Unidos no consideran que el “indio americano” sea una étnica. Es una categoría racial, y los miembros de la tribu son considerados como la raza “indígenas americanos” sin importar cuánta sangre nativa posean realmente. Por el bien de este argumento, la etnicidad no puede usarse como excusa cuando sea conveniente; ya que se convierte en estándares dobles deshonestos y gimnasia mental.

Hay poder en reconocer la verdad y darla a conocer. “¡Estos nativos están cruzando la frontera ilegalmente! ¡Deporten a esos nativos americanos!” No tiene el mismo impacto que “Esos ilegales/espaldas mojadas/latinos deben ser deportados”. La semántica y la percepción afectan todo – los pequeños detalles importan.

No soy una autoridad sobre el tema de quién deberíamos ser, pero lucho por aquellos que no quieren ser marcados con un estatus mixto. Lucho contra aquellos individuos que no permiten que las personas mixtas se identifiquen con una raza. Contra aquellos que intentan quitarles esa elección. Para muchos de nosotros, sé que puede ser un infierno. Se siente como si no estuvieran por completo en alguna parte, no están en ninguna parte. Verdaderamente, desde mi experiencia personal, la gente en los Estados Unidos no respeta una identidad mixta o ser “mestizo”. Escuchan esa palabra y sus ojos se ponen vidriosos porque no se dan cuenta del significado. Nuestro lado indígena le es negado al observador/pensador casual, y nunca lo registra; esto hace que, en efecto, nuestra identidad sea menospreciada. Nos vuelve un extranjero en nuestro propio continente.

Como Jack Forbes expresó elocuentemente en su ensayo, El Concepto Mestizo: “Más significativamente, ser mestizo es ir por el camino fácil. Es aceptar la ideología colonialista-racista de los españoles. Es caer en decúbito supino ante el sistema de clasificación racial europeo en lugar de luchar por la liberación psicológica. Es negar la historia del propio pueblo para tener una relación masoquista y obscena con los invasores y conquistadores”.

El termino mestizo fue creado por primera vez para diferenciar a una persona de ser completamente blanca debido a una traición histórica. Se convirtió en un agente de rechazo porque ser completamente indígena era ser inferior y nadie lo deseaba, por lo que optaron por huir de esa identidad. Con el trasfondo de “mestizo” revelado, la elección recae en ustedes y nadie más sobre cómo desean identificarse. Yo apoyo cualquier elección que decidan tomar.

Los dejo con un reto con las imágenes de abajo. Elijan a los “latinos” e “hispanos” de los nativos. Estoy seguro al decir que no podrán porque no hay diferencia. Todos somos un pueblo.

Fuentes:

Dunbar-Ortiz, Roxanne. “Sea to Shining Sea.” An Indigenous Peoples’ History of the United States, Beacon Press, 2015, pp. 117

Forbes, J. (1970, January 01). The Mestizo Concept. Retrieved October 13, 2020, from http://texasedequity.blogspot.com/2020/03/the-mestizo-concept-by-jack-forbes.html

Hill, Ruth. “Casta as culture and the sociedad de castas as literature.” Studies on Voltaire and the Eighteenth Century Norwich (2004): 231-259.

History, Captivating. History of Mexico: A Captivating Guide to Mexican History, Starting from the Rise of Tenochtitlan through Maximilian’s Empire to the Mexican Revolution and the Zapatista Indigenous Uprising. Captivating History, 2020.

John C. Calhoun, “A Southern Senator Opposes the “All-Mexico” Plan,” SHEC: Resources for Teachers, accessed October 18, 2020, https://herb.ashp.cuny.edu/items/show/1273.

Vasconcelos, J., & Jaén, D. T. (1997). The Cosmic Race: A Bilingual Edition. Baltimore, Massachusetts: Johns Hopkins Univ. Pr.

Vinson, B. (2018). Before Mestizaje: The Frontiers of Race and Caste in Colonial Mexico. New York, New York: Cambridge University Press

Share this Post
Juan Zapata

About Juan Zapata

Juan Zapata es un indio americano chichimeca, y lo descubrió a través de una intensa investigación genealógica. El es el autor de The New Order trilogy (La Trilogía del Nuevo Orden), un Reservista del Ejército (sus opiniones no representan al ejército), y ex-alumno de la Universidad A&M de Alabama. Estuvo indocumentado hasta que cumplió 15 años, antes de que se instaurara el DACA. Otras de sus obras incluyen "Carta de un Racista Omnisciente", "Mestizo Internacional", y "¿Por qué todos estos malditos ilegales no vienen de la forma correcta?". Nota: las otras piezas de Juan no están en contra de los hispanos, latinos o inmigrantes. Son satíricos con la intención de desafiar opiniones.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*